danza_del_vientre_0500

Historia:

El origen de esta danza no está del todo claro. Se especulan diferentes opciones como que las antiguas sacerdotisas hacían unos bailes similares en los templos, o que formaba parte de un ritual en el cual mientras una mujer daba a luz las otras mujeres bailaban a su alrededor, que es herencia de las danzas del antiguo Egipto, que eran una serie de movimientos que hacían las mujeres las noches de luna llena para conectar con la energía lunar, y la teoría más reconocida seguramente es que los pueblos gitanos fueron inmigrando y expandiendo estos movimientos, tanto en danzas propias, como en bailes adaptados sobre la marcha y difundidos allá por donde pasaban.

Lo que es muy cierto, es que a lo largo de Oriente Medio, norte de África e incluso más allá, podemos ver muchas similitudes en sus danzas y sea cual sea su origen es una danza cautivadoramente femenina, sensual y que sigue deslumbrando a todo el mundo después de siglos y siglos de movimiento y energía.

Actualmente ha evolucionado de tal manera que la podemos ver prácticamente en cualquier país, por los medios de comunicación, teatros, cabarets, fiestas mayores, etc.

Es muy aceptada en casi todo el planeta y cada día que pasa evoluciona (siempre partiendo de sus pasos básicos) innovando la danza con nuevos elementos como el bastón, los velos, las velas, las espadas, los candelabros, las alas de Isis, etc. como por la variedad de estilos que la componen.

Es evidente que es una danza extremadamente femenina y exótica, aunque los hombres también la bailan. Es más, muchos de los grandes Maestros de este estilo de danza son hombres precisamente. Y uno de los precursores de esta danza en España fue un egipcio: Shokry Mohamed.


¿Quién la puede practicar?

No tiene edad ni tiene físico. Cualquier persona que quiera adentrarse en este mundo fantástico tiene cabida.


Beneficios:

Eleva la autoestima; aporta feminidad; ayuda a vencer los miedos y la timidez; crea vínculos de unión mágicos que acostumbran a perdurar en el tiempo y a ir más allá de la danza; ayuda a expresar las emociones; desbloquea psíquica, emocional y físicamente;  mejora la circulación; ayuda al pre y post parto; ayuda a tonificar la musculatura, ganar equilibrio y coordinación.

Fomenta la creatividad, aporta alegría.

Es incluso difícil de describir con palabras todo lo que se puede llegar a sentir con ella.

¡¡ Es mágica !!


¿Qué traer?

  • Ropa que permita el movimiento
  • Zapatillas de danza (opcionales)
  • Pañuelo de flecos o monedas para la cintura