Ioga_2014

Historia:

Se sitúa el origen del Yoga aproximadamente hace 5000 años, coincidiendo con los primeros textos escritos que reflejan estos ejercicios y que suponen el origen de la cultura hindú. Aún así, hay indicios de esta disciplina en esculturas en posiciones de Yoga datadas de hace más de 5000 años.

Es una disciplina física y mental que otorga la unión del alma individual con la divinidad, por lo tanto el bienestar físico y mental. La palabra “Yoga” proviene del Sánscrito y significa unión.


Beneficios:

Nos ayuda a conectar el cuerpo físico con el mental y el espiritual.

Es por eso que tiene tantos beneficios. Físicamente se tonifica con algunas asanas (posturas) o secuencias de asanas. También se trabaja mucho la elasticidad, la concentración, el equilibrio, la respiración.

Mejoran o incluso desaparecen muchas molestias de espalda, malas posturas, dolores de cabeza, problemas respiratorios, problemas del Sistema Nervioso, del Sistema Endocrino y del Sistema Digestivo. También a nivel glandular hay muchas mejoras.

Mentalmente nos ayuda a ganar mucha concentración, equilibrar nuestra mente, disminuir o eliminar el estrés, a tomarnos las cosas de otro modo, a tener una mente positiva, a perder miedos… etc.

Energéticamente refuerza nuestro campo áurico, equilibra nuestros chakras, nos aporta protección y nos ayuda a atraer situaciones y personas positivas hacia nosotros.

Se trata pues de equilibrar estos tres niveles para llegar a ser seres completos y felices.


¿Quién lo puede practicar?

Lo puede practicar cualquier persona, de cualquier edad, incluso en cualquier condición, pues incluso alguien que no se pudiera mover podría beneficiarse de las respiraciones, las meditaciones, el canto de mantras… etc.


Preceptos del Yoga:

Según el texto Sánscrito Yoga- Sutra de Patanjali (S.III a.C.) denomina “ocho miembros”:

Yama (restricciones. Cinco mandamientos morales: no violencia, veracidad en las palabras, el pensamiento y la acción, no robar, moderación en todas las cosas y no posesión).

Niyamas (observaciones. Son: pureza, felicidad, austeridad, estudio de los textos sagrados y vivir manteniendo constantemente la conciencia de la Presencia Divina)

Asanas (posturas)

Pranayama (regulación de la respiración)

Pratyahara (dirigir los sentidos para adentro para calmar la mente)

Dharana (concentración)

Dhyana (meditación)

Samadhi (supraconciéncia)

Estos ocho pasos o disciplinas purifican la mente y el cuerpo y conducen al yogui a la iluminación.


¿Qué tipos de Yoga practicamos?

Hay muchos tipos de Yoga pero en Bioritmes principalmente practicamos dos estilos.

Hatha Yoga: fue creado por el yogui Suatmarama en el siglo XV o XVI, basado en los Agamestántricos.

Es un tipo de Yoga más bien físico. Es conocido por sus Asanas. Con la práctica de estas se intenta conseguir que el cuerpo esté apto para la meditación que se hace al final de la clase. Las asanas, generan serenidad física y mental, por lo tanto el Ser se va relajando progresivamente con la práctica.

Se trabaja la elasticidad, la fuerza, el equilibrio, la respiración y se consigue paz física y mental.

Kundalini Yoga: su origen es de hace miles de años y sólo podía ser practicado por las castas más altas de la India, hasta que por una serie de circunstancias Yogui Bhajan decidió introducirlo en Occidente hacia los años 70.

Incluye Asanas, Pranayama, canto de Mantras, Mudras, Kriyas (series de ejercicios), relajación y meditación.

Se trabaja físicamente aunque de diferente manera que al Hatha Yoga. Las posiciones pueden ser más sencillas pero a la vez mucho más dinámicas. Se acompañan habitualmente de una respiración dinámica (la Respiración de Fuego).

Se trabaja mucho la coordinación entre el movimiento, la respiración y la concentración. Se enfatiza la toma de conciencia después de cada ejercicio y su relajación. Aunque no exige aparentemente tanto  esfuerzo físico sí es cierto que tiene increíbles beneficios en el ámbito de los Sistemas Digestivo, Nervioso, Endocrino, Glandular, Linfático, Respiratorio… etc.

Energéticamente se consigue mucha más vitalidad, y nos permite ser mucho más conscientes de nuestra intuición atrayendo así la creatividad y las buenas situaciones y personas.

Mentalmente prepara la mente para ser más resistente y flexible para poder afrontar los cambios de la vida y el estrés.

El objetivo es desbloquear nuestro cuerpo y nuestra mente a través de la movilización de la energía Kundalini que se encuentra en la base de la columna vertebral.


¿Qué hay que traer?

Ropa cómoda, que no limite movimientos. Preferiblemente de color blanco y de algodón.


Citas:

“Tres minutos de meditación afectan el campo electromagnético.

Once minutos de meditación cambian el sistema glandular.

Treinta y un minutos de meditación permiten a los fluidos del sistema glandular llegar a todas las células del cuerpo.

Sesenta y dos minutos de meditación cambian la materia gris del cerebro.

Dos horas y media de meditación cambian las células y los tejidos del cuerpo y reconstruyen todo el sistema.

La persona es reconstituida tal como si hubiera estado en el útero”.

Yogui Bhajan