La osteopatía es una disciplina terapéutica basada en el restablecimiento del equilibrio del cuerpo aprovechando su propia capacidad innata para la auto-regulación, desde un enfoque global del individuo.
No se trata únicamente la zona afectada, sino la globalidad del individuo hasta encontrar los desequilibrios que han causado el dolor o lesión a partir de un conocimiento profundo de anatomía, biomecánica y fisiología corporal.
De esta manera, se adapta el tratamiento de manera individual pues incluso en casos donde aparentemente dos personas padecen de las mismas molestias o dolencias, podrían necesitar tratamientos distintos.

En BioRitmes tratamos las siguientes modalidades de osteopatía:

Estructural
El diagnóstico y tratamiento de las disfunciones del sistema músculo-esquelético es una disciplina terapéutica muy eficaz en el abordaje de las disfunciones músculo-esqueléticas, y nos ayuda a tratar muchas patologías como lumbalgias, ciatalgias, contracturas musculares, vértigos, mareos, cefaleas tensionales, etc.

Visceral
El movimiento de las vísceras es producido por el diafragma, el propio movimiento visceral (como el latido del corazón), y/o la movilidad visceral. Si por algún motivo este movimiento deja de efectuarse correctamente tiene repercusiones importantes en nuestra salud, como adherencias, dolores en esas zonas, gases, estreñimiento, dolores referidos en otras zonas del cuerpo. Con esta técnica se pueden tratar y resolver algunas/os lumbalgias, dolores de costillas, mareos y cervicalgias, migrañas, lumbago, defensas bajas, varices…etc.
Este tratamiento se puede complementar con gimnasia hipopresiva.

Craneal
El cerebro y los huesos del cráneo que lo alojan se hallan en constante movimiento (micro-movimiento) que permite que el líquido céfalo-raquídeo se mueva permanentemente irrigando el cerebro (Movimiento Respiratorio Primario).
Alguien puede verse tensionado en esa área desde su mismo nacimiento o debido a golpes, estrés, movimientos bruscos, accidentes o cualquier trauma físico o químico para el cerebro y el cráneo, creando un mal funcionamiento del Movimiento Respiratorio Primario. Las consecuencias pueden ser dolores de cabeza, falta de sueño, sinusitis, dolores de mandíbula, de espalda, mareos, dificultad respiratoria, problemas en el sistema digestivo…etc. Con esta técnica se liberan tensiones internas para conseguir que fluya con normalidad el dicho Movimiento mediante un tacto suave, no invasivo ni violento.